Saltar al contenido
BEBEYODA.NET

El BEBE YODA en The MANDALORIAN no es sólo un PELUCHE

Si has llegado hasta aquí es porque le conoces y te has enamorado de él, como todos nosotros. Bienvenido al lugar donde encontrarás TODO SOBRE BEBE YODA.

Bebe Yoda comprar 
Bebe Yoda peluche
Bebe Yoda mandaloriano
Baby Yoda 
Baby Yoda Peluche
Baby Yoda comprar
Baby Yoda Mandaloraino
Bebe Yoda animatronic
¿NO ES ADORABLE?…

¿De dónde sale el Bebe Yoda?

Todo el mundo se está preguntando: ¿de dónde ha salido? ¿Por qué hay tantos memes de esta criatura? ¿En qué serie de Star Wars se le puede ver? o ¿dónde puedo comprar un Yoda Bebe?
Y ¿por qué? Porque ya es el ser más adorable de la galaxia.
Podemos decir que es la nueva y definitiva estrella de Star Wars.

El Bebe Yoda de la serie: The Mandalorian

Llegó a nuestras vidas el 12 de Noviembre de 2019 cuando Disney estrenó The Mandalorian. En ingles se le conoce como “The Child” el niño, pero para nosotros es y será el Yoda Bebe. Desde que apareció ha colapsado internet con memes y gifs y deseos imparables de hacerse con uno de sus productos. Pero, ay, sorpresa, no había ninguno en el mercado, porque nadie había previsto el boom que iba a causar. Ahora ha llegado a las pantallas españolas para que podamos disfrutar de una serie fantástica y de unos personajes que han entrado en nuestras vidas para quedarse.

Resulta que en el año de la culminación de «Star Wars», con el estreno del noveno filme de la saga, «El ascenso de Skywalker», ha triunfado Baby Yoda, que es un personaje que no tiene nada que ver con las películas, sino con la serie de televisión «The Mandalorian», que en España se estrenará en marzo en Disney plus, plataforma que promete arrasar en cuanto a suscriptores se refiere.

No está exento de ironía que los «spin-off» sean lo mejor que está dando una franquicia que lleva precipitándose por el más monótono y desesperante de los aburrimientos desde hace ya varias secuelas y precuelas, aunque los estudios no se den por aludidos y, por lo que parece, tampoco tienen demasiado interés por enterarse, porque eso del «merchandising» debe dar un montonazo de pasta y a eso no renuncia ni el más bendito.

Lo que ocurre es que después de tanta espada láser, tanto Halcón Milenario, tanto lío familiar entre padres e hijos, tanto Jedis y Sith, tanta Primera Orden y todo lo que venido y ha llegado después, lo único que ha atraído la atención del público es esta historia marginal de la factoría Disney. 

Una serie que es similar a un «spaghetti-western», pero tal cual, sin ninguna exageración, protagonizada por un personaje con la estética de Boba Fett, un mandaloriano, un caza recompensas, pero que es como un Clint Eastwood con poncho y pistola, vamos, de aquella buena época de Almería.

El director J.J. Abrams y compañía (los estudios, los productores o quien sea) se han dejado la sustancia gris y parte de la masa capilar en hacer unas cintas que contenten a todos con el consecuente y evidente fracaso entre los fans y el hastío del resto, lo que desde luego tiene mérito.

En cambio, el acierto ha venido por esa otra galaxia, no tan lejana, que es la televisión, y de la mano, para más escarnio, de Jon Favreu. Y muchos se dirán que quién es este director de cine. Pues nada menos que el director de «Iron Man» y «Iron Man 2», y, también, el actor que interpreta al mayordomo de Robert Downey Jr. en dicha saga.

Vamos, que la salvación de «Star Wars» ha venido de la mano del chaval que se estaba ocupando de uno de los taquillazos de la Marvel. Otra saga totalmente recomendable, esta de los superheroes de Marvel que han devuelto la calidad al cine de palomitas y refresco. El tipo ha sido suficientemente lúcido para haber rescatado, nunca mejor dicho, el universo Star Wars apelando a su mundo, pero dejando la impresión en el personal de que están viendo otra cosa, no se sabe el qué, pero algo distinto.

Eso sí, no renuncia a los guiños (que no a la nostalgia, que es lo que hace J. J. Abrams, o sea una mala administración y gestión de los recuerdos de los espectadores).

Y en uno de esos aciertos de éxito imprevisible se ha desmarcado con un hallazgo oportuno, un gancho para los seguidores de Vader y su tropa que, a día de hoy, todo sea dicho, se sienten defraudados: un yoda pequeño, un Baby Yoda. Eso no se le había ocurrido a nadie y ahora el bicho está reventando las redes. El muñecajo, por lo que se lee, ha salido por cinco millones de dólares, pero por el ruido que está montando, hasta los puede valer. Aquí ya hay alucinados que reflexionan sobre por qué la criatura ha despertado tanto interés y algunos (hay que tener ganas de pensar en nimiedades) han sugerido que la clave está en los ojos negros. Pues será eso. O no.

La cuestión es que parece que el lado de la fuerza está más con la originalidad y que eso de la copia, la imitación y el «reboot» es terreno abonado para el lado oscuro y sus secuaces.

La locura de sus muñecos se hace viral.

Nadie ha podido resistirse a sus encantos. Sus gestos, sus sonidos y sobre todo su mirada ha hecho que todos hallamos sucumbido ante él. Por eso la Red de redes, desde el primer día lo convirtió en su estrella. Pero donde ha tenido mayor acogida es en los productos de merchandising que ha aparecido y que está por venir. Peluches, muñecos, replicas, animatrónicos, camisetas, tazas, todo lo imaginable empieza a ser de este ser verde, orejudo y tierno.

Acepta el reto: encuentra a Bebe Yoda tomando sopa en nuestras secciones:

Summary